jueves, 20 de enero de 2011

A ella...


A ella le gusta cuando el sol se pone, gigante, detrás del mar. Lo saluda, con la mirada perdida en el horizonte y los ojos envueltos en lágrimas de alegría. Es frecuente verla dormitar los pies en larena, arrinconando sus manos entre las piernas, con el pelo volando anárquicamente, por los avatares quel viento le ofrece. Suele pensar en la vida, en los pájaros, en el amor, y en el agua. Pero cuando piensa en el amor todo se hace confuso, como si se le nublara el alma, dando vueltas al corazón, perdida, desorientada.

Ayer la vi mientras sescondía detrás de una brisa pasajera. La dejé moverse, libre, con el viento. Allí mismo supe questá hecha de una sustancia inmaterial: es un ser libre, que no admite posesión, que sescurre como el agua entre las manos. Allí mismo supe que no hay otra forma de amar que no sea en libertad.

Ella es feliz en su imagen, en su esencia... en lo que yo puedo contemplar, pero en la oscuridad de su alma se esconden los pesares de su cultura, su religion y sus costumbres... Ella nacio en Tanger, a orillas del Atlantico, justamente en el estrecho de Gibraltar, del lado Africano... donde a solo metros de su tierra se abre un mundo totalmente diferente, al que ella cree maravilloso y casi inalcanzable...

Mientras... en una puesta del sol se sienta a imaginar cómo sería la vida detrás del burka que le a tocado portar... y cómo se debe sentir el poder “elegir“ el amor allí, del otro lado del pequeño estrecho que la separa de un mundo sin restricciones...

Suenan las alarmas en el pueblo... la caída del sol anuncia la hora de los rezos... y de la posibilidad de volver a ingerir alimentos después de una larga jornada de ramadam... cae en la cruda realidad que tanto le pesa... se vuelve a colocar el burka y su pelo deja de volar libremente con el viento... Toma una pequeña libreta donde escribe sus sueños...y emprende el camino a casa...

Por Maggie Cánepa y Santiago Lingurini

2 comentarios:

mano dijo...

muy lindo relato.
la libertad en el pelo o en los sueños en una libreta, la única condición que pone el amor es estar condicionados. pero todos tenemos algún tipo de brisa que nos da esperanzas.
me gustó mucho lo que escribieron, espero sigas con el envión.
un gran abrazo.

Flor dijo...

Me vi, como siempre que leo tus escritos.
Me sentí envueltaen las descripciones, me encantó..

y esa foto es hermosa!
muamuamua

ƒ